Educar para la libertad

El amor ecológico

Profesor: Cristian Conen

En la cultura occidental existen hoy las mejores condiciones históricas para alcanzar las más altas calidades de armonía y unidad en el amor: la tendencia a superar el machismo por la complementariedad, la libertad en la elección de la pareja, la participación común en la educación y crianza de los hijos, la amistad y la mayor preocupación por la calidad de la comunicación y la armonía sexual.

En la búsqueda del amor auténtico, algunos jóvenes y adultos exploran con frustración nuevos tipos de relaciones que permitan alcanzar el objetivo común: ser feliz y hacer feliz a otro(a). Los indicadores para vivir ese amor de calidad no se encuentran fuera del amor sino dentro del amor, y son las invitaciones psicológicas que el mismo sentimiento de enamoramiento hace a los enamorados.

Una primera invitación es a la unión (deseo estar con vos), manifestada en la atracción. El amor tiene una tendencia unitiva. La segunda es a una unión exclusiva (solo con vos). Es un signo de calidad del amor hacer exclusivo a «dos» la afectividad, admiración y atención. Esto ocurre aún en la culturas poligámicas a través de «la favorita». La tercera es a una unión permanente (siempre con vos). Los enamorados desean estar siempre juntos, no quieren que lo maravilloso que experimentan se termine, no quieren estar solo un rato juntos sino que pretenden que su sentimiento les dure siempre. La cuarta es a buscar el bien del otro(a) no su mal. Finalmente, el enamoramiento invita a unión fecunda (recrear todo con vos): «dar vida» o un sentido de vida nuevo a las cosas o situaciones que se relacionan con su historia de amor. Esta invitación, es la tendencia a la fecundidad, cuya máxima expresión será dar vida, en el momento oportuno, a su hijo. Y el mejor regalo al hijo es la unión sólida y armoniosa de sus padres.

El enamoramiento invita ecológicamente a una unión exclusiva, permanente, benevolente y fecunda. El amor de calidad es entonces dar respuesta y hacer posible con acciones de amor, la fidelidad, la permanencia, la benevolencia y la fecundidad en la relación con la persona elegida.

Por: Cristian Conen
Publicado originalmente en La Nacion el 3 Noviembre de 2018

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?